El dinero y la ley de la atracción

¿Te has parado a pensar cuál es el papel de dinero en nuestras vidas? ¿Cuántas cosas hacemos y cuántas dejamos de hacer por el dinero? ¿Qué harías con tu vida si la decisión no tuviera en cuenta la necesidad de ganar dinero?

Cuando pienso en lo que debió ser la vida antes de que existiese el dinero más convencido estoy de que su creación fue algo absolutamente revolucionario. No me imagino una vida como la actual en la que para adquirir un determinado producto o servicio tuviéramos que andar pensando en un trueque o bien llevando una especie de cuenta corriente de horas con cada persona que nos vendiese algo. Sencillamente, imposible. Pero el problema aparece cuando el dinero deja de ser un medio para facilitar el intercambio para pasar a ser un fin en sí mismo. No sé cuándo debió de suceder tal cosa, pero estoy seguro que ese fue el origen de muchas de las insatisfacciones que se dan en nuestras sociedades de hoy en día.

 

LA LEY DE LA ATRACCIÓN

Hace unos años, tuvo un gran éxito la aparición de un libro y una película llamados «The Secret» («El secreto»). Fue revolucionario en tanto que enseñó a mucha gente a vivir de una manera más global, más universal, más espiritual. En resumen, la autora y todas personas que aparecían en el libro aseguraban que todo era cuestión de poner en marcha lo que llamaban «La ley de la atracción». ¿Y qué es eso? Pues muy sencillo, cualquier cosa que desees no tienes más que pedirla al Universo y te será concedida. Tal cuál!

Imagino cientos de miles de personas leyendo este libro (o viendo la película) emocionadas, pensando que había llegado el fin de sus problemas. A partir de entonces, dinero, salud y abundancia por doquier! Pero al mismo tiempo, imagino también a una gran parte de esos mismos cientos de miles de personas frustrándose después de invocar al Universo y comprobando que sus vidas continuaban siendo, más o menos, lo mismo que eran antes de leer el libro.

¿Eso quiere decir que «la ley de la atracción» es una quimera?

En mi opinión, no. Lo único que quiere decir es que el libro está planteado en términos un tanto demagógicos e ilusiorios, que lo único que comportaron fue convertirlo en un best seller sin precedentes. Todo muy americano. Para su autora, Rhonda Byrne, está claro que la ley de la atracción funcionó perfectamente.

Entonces, ¿qué es la ley de la atracción realmente? ¿Cómo podemos aplicarla a nuestras vidas?

Para mí, esta ley no es más que la manera que tienes de vivir, tu nivel de vibración en todo lo que piensas, dices y haces en tu vida. La ley de la atracción no es un estado mental, no depende de cosas como decirle al Universo: «Oye, tú, como ya conozco eso de la atracción, envíame dinero y salud urgentemente, que yo me encargaré de gastarlos como más me plazca». Más bien al contrario, la ley de la atracción es para mí algo muy íntimo, muy espiritual. La manera en la que vivas, los pensamientos que tengas, las acciones que hagas, el conjunto de todo ello, enviará señales muy poderosas al resto del Universo que hará que empieces a recibir resultados acordes con ese nivel de vibración emitido. Y aquí no se puede engañar! La vibración es una energía muy sutil que no se puede maquillar ni enmascarar. La frecuencia en la que se emite es la frecuencia con la que se percibe.

¿Qué podemos hacer entonces? ¿Cómo ponerla en práctica? En primer lugar, siendo conscientes de cómo funciona. En segundo lugar, aplicando toneladas de coherencia en nuestros pensamientos y acciones. No puedo pretender salud viviendo una vida de excesos. No puedo pretender riqueza viviendo una vida de pobreza. No puedo pretender amor viviendo una vida de individualidad. En tercer lugar, poniendo en marcha herramientas como la visualización, a la cual me referí en un post anterior.

 

«¡ME LO MEREZCO!»

Una de las barreras más importantes que ponemos en nuestra vida a la hora de atraer el dinero es pensar que no lo merecemos, que el dinero es algo malo. ¿No es tu caso? Quizá no, pero sí lo es el de muchas otras personas. Cuando nuestro objetivo es simplemente llegar a final de mes, cuando estamos obsesionados en comprar lo más barato, cuando pensamos que los que tienen dinero es porque algo oscuro e ilegal estarán haciendo, entonces, estamos teniendo pensamientos de escasez y no de merecimiento del dinero.

… y como la ley de la atracción funciona, pues eso es lo que recibimos del Universo!

Claro, se me ha olvidado decirte que la atracción no solo funciona en sentido de abundancia, también en el de escasez. Si tus pensamientos siempre están relacionados con la falta de salud, de dinero, de amor, de trabajo, …, eso es justamente lo que estás atrayendo! Educa a tu mente a no pensar en términos de «falta de», sino a hacerlo en forma de «abundancia de». Por ejemplo, no pienses en dejar de fumar, piensa en ganar salud. No pienses en dejar de estar en paro, piensa en encontrar un trabajo. No pienses en llegar a fin de mes, piensa en vivir confortablemente. Y así en todo. Verás como funciona!

Me gusta repetir que el dinero es una energía, no es bueno ni malo en sí, depende del uso que le des. No deja de ser como un cuchillo, una fantástica herramienta que nos facilita la vida a diario pero con la que también se puede agredir y matar.

Conozco una persona que memorizó una frase que se repite todos los días desde hace años, cuando estaba en una situación económica muy precaria. Actualmente, vive de manera muy confortable, no solo por repetirse esta frase a diario, sino por emitir un nivel de vibración y por actuar en consecuencia en todo lo que ha hecho y hace en su vida. Dice así:

«Me gusta el dinero. Lo uso sabia, constructiva y adecuadamente. El dinero circula constantemente en mi vida. Lo gasto con alegría y regresa a mí asombrosamente multiplicado».

 

¿QUÉ HARÍAS SI EL DINERO NO IMPORTARA?

Para acabar, os dejo una reflexión en forma de vídeo. A mí me hace pensar.