Tu Plan Estratégico Personal

¿Sabes jugar a ajedrez? A mí me apasiona, lo cual no quiere decir necesariamente que sea buen jugador. Cuando empieza una partida, la disposición de las piezas es siempre la misma. A partir de ahí, cada jugador tiene sus costumbres, sus manías, sus preferencias. Hay quien juega mucho con peones y hay quien empieza pronto a mover piezas importantes. Hay quien juega de manera muy agresiva y hay quien tiene a su rey bunkerizado para que no coja ni un resfriado. A medida que se desarrolla el juego, debes ser capaz de ver varias jugadas hacia adelante, pero además hacerlo en función de lo que crees que hará tu adversario. Los Grandes Maestros pueden anticipar incluso hasta 20 jugadas!

 

¿Has hecho un viaje alguna vez? Ya sabrás que si no quieres que las sorpresas y los imprevistos arruinen tus vacaciones es necesario planificar antes el máximo de detalles posible. Lugar de destino, alojamiento, modo de transporte, ruta, acompañante/s,… Aunque en estas cosas, como en la vida misma, hay quien prefiere salir a la aventura y disfrutar justamente de lo desconocido, de las sorpresas. Para gustos los colores…

 

 

TU MISIÓN DE VIDA

Pero la vida no es un juego de ajedrez ni unas vacaciones de ocio, es algo más. En mi opinión, tod@s nacemos con un objetivo, con una tarea: con una misión de vida. Eso no quiere decir que no podamos disfrutar ni pasarlo bien. Es más, no solo podemos, sino que debemos. Pero cuanto antes descubramos qué hemos venido a hacer a esta vida, antes nos pondremos a trabajar en ese objetivo. Ni que decir tiene que conseguir tu misión de vida tiene asociado el precio de la felicidad. ¿Te interesa?

Pero, ¿cómo saber cuál es tu misión de vida? Pues no siempre es tarea fácil, al menos no para todo el mundo. Quizá para Mozart, Messi o Picasso la cosa estuvo más o menos clara desde el principio. Pero para la mayoría de mortales que llevamos a cabo vidas más o menos convencionales, descubrir qué es aquello a lo que debes dedicar toda o buena parte de tu vida es una tarea más que compleja. Otro día escribiré más sobre esto, pero hoy solo quiero decirte que para descubrirlo debes fijarte en cuáles son tus talentos, cuáles son tus dones. Qué es aquello que haces muy bien, mejor que la mayoría de la gente que conoces. Por ahí deberás ir. Los dones y talentos son las herramientas con las que nos provee el Universo para conseguir aquello que tenemos que hacer.

 

TU PLAN ESTRATÉGICO PERSONAL

Una vez empieces a tener pistas sobre cuál es tu misión, debes empezar a planificar el camino. Como si de una partida de ajedrez o de un viaje se tratase. Pero al igual que en estos dos casos, deja algo de espacio a lo imprevisto, nunca puedes saber con exactitud qué es lo que el camino te va a deparar. Ten en cuenta también que muchas de las situaciones que a primera vista parecerán «mala suerte», al final te darás cuenta que han sido auténticos «golpes de suerte». Lo que te pase, es lo que tiene que pasarte.

¿Cómo se hace un plan estratégico? Puedes seguir las pautas que figuran a continuación:

  • Escribe tu misión: aunque no estés del todo segur@, escribe la que crees que es tu misión de vida, para qué has venido a este mundo. Nadie más tiene porqué saberlo, con lo que no hace falta que te cortes ni un pelo. Si crees que has venido a salvar el mundo, escríbelo. Si has venido a disfrutar de la vida y pasarlo bien, escríbelo. Todas las misiones son iguales de nobles y de importantes. Cada cual tiene la suya.
  • Define tus valores: es muy importante que sepas cuáles son tus valores. Nunca los traiciones, vive de acuerdo a ellos.
  • Crea tu visión: imagina cómo será tu vida cuando hayas conseguido tu misión, cuando vivas de acuerdo a ella. Siéntete en el papel, emociónate, disfruta de las sensaciones asociadas a la nueva situación.
  • Marca tus objetivos: escribe aquellos objetivos que te acercarán a tu misión de vida, tan concretamente como te sea posible. Si crees que has venido a este mundo a descubrir la vacuna contra el cáncer, quizá deberías marcarte como objetivo estudiar medicina, seguro que te ayuda.
  • Divide tu plan en áreas: profesional, salud, amor, social,… Agrupa en cada una de estas áreas los diferentes objetivos que te hayas marcado.
  • Define acciones: para cada objetivo existen una serie de acciones que debes llevar a cabo. Por ejemplo, para estudiar medicina, deberás matricularte en la Universidad, aprobar los exámenes, licenciarte, aprobar el MIR, etc.
  • Haz un cronograma: en un papel, Excel o Power Point, dibuja un cuadrante donde los objetivos y las acciones para conseguirlos estén en las filas y las fechas en las columnas, y define plazos y fechas máximas para cada una de las acciones.
  • Cumple las previsiones: no es suficiente con intentarlo, hay que conseguir cumplir lo que te has marcado. En caso contrario, solo te estarías perjudicado a ti mism@. Si salen imprevistos, reacciona y replanifica, al igual que lo hace un GPS cuando hay una carretera cortada.

Y sobre todo, disfruta del camino. Recuerda que más importante aún que llegar a la cima de la montaña es disfrutar de la ascensión a ella. Adelante!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *