De la zona de confort a la zona mágica: atrévete a soñar

LA ZONA DE CONFORT

Seguro que has oído hablar de la “zona de confort”. De hecho, hasta quizás creas que es un sitio en el que se está muy cómodo y al que todo el mundo desearía llegar cuanto antes para quedarse allí el resto de sus días. Pues, en realidad, es todo lo contrario: la zona de confort no es ni más ni menos que allí donde te encuentras ahora, tu entorno más conocido, tu zona de seguridad.

Forman parte de tu zona de confort las mismas personas que ves todos los días, tus jefes y compañer@s de trabajo, el recorrido que haces para ir a la oficina, los medios de comunicación que lees desde siempre, los programas de televisión que tanto te entretienen, el barrio en el que llevas viviendo toda tu vida, el lugar en que veraneas desde que eras pequeñ@. También es zona de confort cocinar aquello que te sale tan bien siempre, despotricar de los políticos, echarle la culpa a los inmigrantes de todos los males de la sociedad, hablar tu idioma materno e ir a tu restaurante favorito.

 

LA ZONA DE APRENDIZAJE

Si te atreves a salir de tu zona de confort, lo primero que encontrarás es tu “zona de aprendizaje”. De entrada, suena a que estábamos muy cómodos y ahora vamos a tener que esforzarnos un poco, ¿no te parece? Pero es en esta nueva zona donde podemos tener la posibilidad de cambiar la perspectiva sobre el mundo que nos rodea, desarrollar nuestra mente. Comer en un restaurante libanés, debatir con alguien que tiene una opinión politica diferente a la tuya, viajar a la India, ir a Irlanda tres meses a aprender inglés, probar un nuevo trayecto al trabajo, cambiar de pareja, tener un hijo, montar una empresa, apuntarte a yoga, cuestionar lo aprendido a lo largo de tu vida, cuestionar tu religión,… son ejemplos de acciones que te encuentras en tu zona de aprendizaje. ¡Cuidado! ¡Estás advertid@ de los peligros de salir de la zona de confort y de adentrarte en la zona de aprendizaje! Todo tipo de situaciones desconocidas y de amenazas a tus creencias te pondrán en situaciones incómodas. Además, cuentan que quien lo prueba y le gusta, no puede salir ya de la zona de aprendizaje y se vuelve adict@ a ella.

 

LA ZONA MÁGICA

Si ya has visitado la zona de aprendizaje y piensas que no ha estado tan mal, quizás te animes a seguir avanzando hacia la más desconocida de todas ellas: la “zona mágica”. Si aún no has estado allí, es muy difícil que puedas ni siquiera imaginar lo que allí sucede. Es la zona de los retos personales, donde todo es posible, donde los sueños se hacen realidad. Es allí donde puedes poner todos tus recursos, todos tus aprendizajes y conocimientos, a trabajar para conseguir tus proyectos personales y, por qué no, a conseguir tu misión de vida.

Pero te prevengo que para mucha gente la zona mágica no existe como tal, sino que se trata más bien de una “zona de pánico”. Según estas personas, en dicha zona te pueden ocurrir todo tipo de desgracias, con lo que te aconsejarán encarecidamente que no se te ocurra transitar por ella. Claro está que ninguna de estas personas ha estado nunca allí, con lo que deberás juzgar por ti mism@ si el consejo recibido te puede ser útil o únicamente te están contagiando de sus propios miedos.

 

ATRÉVETE A SOÑAR

Si quieres ver esta historia en formato gráfico, aquí te dejo un fantástico vídeo. Disfrútalo, yo no me canso de verlo.

______________________________________

 

¡No te vayas aún! Si te ha gustado este post, te invito a:

  • Suscribirte a mi lista de correo al final de esta página.
  • Visitar mi página principal aquí.
  • Visitar mi blog para ver publicaciones anteriores aquí.
  • Seguir mi página de Facebook aquí.

2 comentarios sobre “De la zona de confort a la zona mágica: atrévete a soñar

  1. Estaba aparcada en mi zona roja, la gratuita o sin valor, hasta que con crea2vida me mostraron el reloj de los sueños: ahora aprendo a ponerle mis pilas, a aparcar entre nube y nube, y saludar, cada día, el vuelo de las águilas.

  2. Conocía la historia ilustrada por este magnífico video (me encanta…)
    La descripción la encuentro sublime, Valentí :)) Realmente es así…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *