La nueva juventud: hacia un cambio de paradigma

Demasiado a menudo escuchamos (o hacemos) críticas a l@s jóvenes de hoy en día, tratándolos prácticamente de casos perdidos. Creemos que no les preocupa nada, que no tienen interés por nada, excepto por su móvil y sus redes sociales. Pensamos que son demasiado exigentes a la hora de aceptar un trabajo, que les falta sentido de la responsabilidad. Los tachamos de rebeldes, de inadaptad@s, de llevarnos al límite con sus actitudes y su manera de vivir.

Pero, ¿qué hay de verdad en esto? ¿Desde dónde estamos emitiendo nuestros juicios de valor? ¿Nos hemos puesto en su piel para que ver qué es lo que necesitan?

Lo que sucede, en mi opinión, es que estamos analizando SU MUNDO desde NUESTRO MUNDO y aún no nos hemos dado cuenta de que se trata de DOS MUNDOS COMPLETAMENTE DIFERENTES. L@s que nos consideramos “adult@s” no nos estamos dando cuenta de la magnitud del cambio que estamos viviendo. Creemos que solo se trata de un cambio tecnológico, pero el tema es mucho más amplio. Estamos inmersos en un cambio de conciencia, en un cambio de manera de vivir, en un cambio de manera de pensar y de relacionarnos. En definitiva, estamos viviendo lo que se conoce como CAMBIO DE PARADIGMA.

 

¿QUÉ ES UN CAMBIO DE PARADIGMA?

De las muchas acepciones que tiene la palabra “PARADIGMA” en la Wikipedia, me quedo con la siguiente: “conjunto de experiencias, creencias y valores que afectan la forma en que un individuo percibe la realidad y la forma en que responde a esa percepción”.

Te propongo un ejercicio: pongámonos en la piel de un@ de nuestr@s jóvenes y sintamos en nuestras propias carnes qué mundo están percibiendo:

En las escuelas, seguimos agrupando a l@s estudiantes por el criterio de edad, independientemente de cuáles sean sus talentos o intereses en la vida. Lo importante es haber nacido en tal o cual año, no importa si tu inteligencia predominante es artística, tecnológica o humanística. Incluso en determinados círculos sociales, aún se sigue agrupando, además de por la edad, por el sexo de la persona, lo cual raya lo surrealista. Y peor aún, cuando l@ niñ@s se ponen nervios@s de ver tanta absurdidad, nos inventamos el TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad), les atiborramos a pastillas y así les damos un buen golpe de “antiguo paradigma” a su creatividad. Si te interesa conocer puntos de vista alternativos en temas de educación, aquí tienes un vídeo de Sir Ken Robinson sobre el cambio de paradigma (subtitulado en español).

En los trabajos, seguimos teniendo empleos que sirven para que paguemos nuestras facturas, pero raramente implican una motivación y un crecimiento personal. En las oficinas, aún se da importancia a cumplir estrictamente los horarios de entrada y salida, aunque estemos 8 horas calentado la silla con nuestros traseros. En las fábricas, aún se sufre para que las máquinas no sigan “quitándonos” los puestos de trabajo, en lugar de desear que éstas lo hagan para que podamos hacer nosotr@s trabajos más creativos.

En el concepto de familia, aún se sigue pensando que la “familia ideal” es el padre, la madre y los hij@s de ambos, sin ser conscientes de que este concepto ha adoptado ya múltiples variaciones que van desde una persona sola con o sin hijos, dos personas del mismo o diferente sexo, o incluso hasta varias personas viviendo juntas con relación de amistad y/o sexual temporal. ¿Quiénes somos para juzgar cómo cada cual quiere vivir su vida?

En el medio ambiente, estamos dejando un planeta cada vez más castigado, ignorando que matar a quien nos da la vida es matarnos a nosotr@s mism@s.

En la política, se sigue aupando a políticos corruptos preocupados y ocupados en mantener un sistema agonizante operando en su beneficio, renunciando nosotr@s mism@s a nuestra libertad y bienestar.

Y después de todo esto, ¿aún pretendemos que l@s jóvenes de nuestros días estén motivad@s? Personalmente, me parece imposible. Por suerte, ell@s han venido a este mundo para cambiarlo.

 

NIÑ@S ÍNDIGO, NIÑ@S CRISTAL, NIÑ@S ARCOIRIS

Desde hace ya algunos años, se dice que l@s niñ@s que están naciendo tienen unas características especiales, las cuales están encaminadas a cambiar este mundo en el que vivimos, a darle la vuelta como a un calcetín. En definitiva, a crear un nuevo paradigma.

A estos niñ@s se les ha dado un nombre concreto, en función del momento y de las características que presentan. Estas clasificaciones responden más a un criterio esotérico que científico, pero personalmente estoy convencido de que algo de verdad hay en ellas, no tanto por lo que pueda haber leído sobre ello, sino por los casos que conozco personalmente. Seguro que también ves reflejado a alguien cercano en estas definiciones:

  • Tienen facilidad de ver lo que no es correcto.
  • Cuentan con un sentimiento de unión completa y necesaria con el cosmos.
  • Pueden ser vistos como antisociales por la mayoría de la gente común, pero cuando se trata de la espiritualidad, se sienten como en casa.
  • Aprenden rápido, ya que son muy inteligentes y tecnológicamente bien orientados.
  • Son directos, decididos y confiados.
  • Se frustran fácilmente con las rutinas, normas y reglamentos, lo que les hace parecer rebeldes e inconformistas.
  • Pueden parecer hiperactivos e impacientes, debido a su alto nivel de energía creativa.
  • Es importante ayudarles mediante actividades creativas como la música, la escritura, las artes y la artesanía o incluso el deporte para mantenerlos en plena forma.

Más allá de las etiquetas, estoy convencido que este mundo en el que vivimos está sufriendo un cambio importante. Aunque a menudo parece que vamos hacia la autodestrucción, en mi opinión son los últimos coletazos de un antiguo paradigma que agoniza y que se resiste a morir. Demos la bienvenida a un nuevo paradigma de la mano de nuestros jóvenes, donde la humanidad descubra una nueva forma de vivir y de relacionarse con los demás, sean personas, animales o cosas.

____________________________________

 

¡No te vayas aún! Si te ha gustado este post, te invito a:

  • Suscribirte a mi lista de correo al final de esta página.
  • Visitar mi página principal aquí.
  • Visitar mi blog para ver publicaciones anteriores aquí.
  • Seguir mi página de Facebook aquí.

4 comentarios sobre “La nueva juventud: hacia un cambio de paradigma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *