Simplifica tu vida

“Un hombre rico, empresario, bien vestido, ropas caras y talante derrochador, iba paseando por el puerto, cuando se encuentra con un modesto pescador. El pescador trabajaba en sus redes y en su pequeña barca, y tenía un cubo lleno de un montón de peces recién pescados. El rico empresario le preguntó:

– Óigame, ¡usted tiene mucha maña! ¡Parece un pescador muy bueno! Usted sólo y con esta pequeña barca ha pescado muchos peces. ¿Cuánto tiempo dedica a la pesca?

El pescador respondió:

– Pues mire usted, yo la verdad es que nunca me levanto antes de las 8:30. Desayuno con mis hijos y mi mujer, acompaño a mi familia al cole y al trabajo, luego voy tranquilamente leyendo el periódico hasta el puerto, donde cojo mi barca para ir a pescar. Estoy una hora u hora y media, como mucho, y vuelvo con los peces que necesito, ni más ni menos. Luego, voy a preparar la comida a casa, y paso la tarde tranquilo, hasta que vienen mis hijos y mi mujer y disfrutamos haciendo juntos los deberes, paseando, jugando. Algunas tardes las paso con mis amigos tocando la guitarra.

– ¿Entonces me dice que en sólo una hora ha pescado todos estos peces? ¡Entonces usted es un pescador extraordinario! ¿Ha pensado en dedicar más horas al día a la pesca?

– ¿Para qué?

– Pues porque si invierte más tiempo en pescar, 8 horas, por ejemplo, usted tendría 8 veces más capturas, y ¡así más dinero!

– ¿Para qué?

– Pues con más dinero usted podría reinvertir en una barca más grande, o incluso contratar a pescadores para que salgan a faenar con usted, y así tener más capturas.

– ¿Para qué?

– Pues con este incremento de facturación, ¡su beneficio neto sería seguro envidiable! Su cash flow sería el propicio para llegar a tener una pequeña flota de barcos, y así, hacer crecer una empresa de pesqueros que le harían a usted muy muy rico.

– ¿Para qué?

– ¿Pero no lo entiende? Con este pequeño imperio de pesca, usted sólo se tendría que preocupar de gestionarlo todo. Usted tendría todo el tiempo del mundo, para hacer lo que le venga en gana. No tendría que madrugar nunca más, podría desayunar cada día con su familia, podría acompañar a los niños al cole, jugar con ellos por la tarde, tocar la guitarra con sus amigos…

– ¿Y no es eso lo que estoy haciendo ahora mismo? -concluyó el pescador”.

NECESITAR MENOS: AHÍ ESTÁ LA CLAVE

Supongo que ya conocías el cuento del pescador. Aun así, no está mal recordarlo periódicamente. A mí me hace revisar de vez en cuando mi vida y deshacer algunas de las complicaciones que la inercia del día a día me ha ido trayendo. Y es que a pesar de ser muy consciente desde hace años de la importancia de tener una vida simplificada, cuando te das cuenta te ves en medio de una vorágine de gastos, obligaciones y responsabilidades que, lejos de ayudarte a vivir mejor, te pueden llegar a amargar la vida.

Hace años, cuando viajé a la India, pude comprobar por mí mismo el tópico de “no tienen nada, pero son más felices que nosotros”. ¡Y es cierto! En mi opinión, por dos motivos fundamentalmente:

– Por la rica vida espiritual que tienen.

– Porque necesitan muy poco para vivir.

Tengo que reconocer que en este tema, al igual que en muchos otros, yo aun tengo deberes por hacer. Mi objetivo es conseguir vivir con mucho menos dinero y disponer de mucho más tiempo libre. Sé que tendré que renunciar a algunas cosas de las que tengo actualmente, pero el secreto está en encontrar cuáles de ellas me aportan menos beneficio que el coste que me supone (en términos de satisfacción personal).

10 PAUTAS PARA SIMPLIFICAR TU VIDA

Se suele decir que “cada maestrillo tiene su librillo”. La lista que te propongo a continuación no pretende ser la que le vaya bien a todo el mundo, pero es la que me va bien a mí. Quizás puedas coger algunas ideas de ella y completarla con otras pautas de tu propia cosecha:

  1. No acumular objetos que no necesitas: eso tiene un nombre: síndrome de Diógenes. No dejes que te suceda a ti. Tira todo lo que no te sirva y no vayas a utilizar en los próximos dos años.
  2. Guarda algo de lo que ganas: una vez me dijeron que en algunos países de Europa Central había una norma no escrita que decía que debías gastar un tercio de tus ingresos en tu vivienda, un tercio en comer, vestir, etc. y ahorrar el otro tercio. Personalmente, me parece muy complicado mantener ese porcentaje, pero haz todo lo posible por guardar una parte de lo que ganas, te ayudará a decdir de qué cosas puedes prescindir.
  3. Menos cantidad, pero más calidad: ten una buena casa con el espacio necesario, un buen coche del tamaño y potencia que necesites, un buen ordenador con las prestaciones que necesites,… pero solo una unidad de cada. ¿Realmente necesitas una casa en la playa y/o una casa en la montaña? ¿Necesitas 2 o más vehículos si solo puedes utilizar uno a la vez? Recuerda que puedes alquilar apartamentos o ir de hotel cuando lo desees. ¡Hasta puedes alquilar un Ferrari si te apetece para matar el gusanillo!
  4. Piensa dos veces antes de adoptar una mascota: las mascotas implican un alto nivel de responsabilidad y conllevan un gasto añadido. Si tienes poco tiempo disponible, si tienes poco espacio en tu casa o si vas mal de dinero, quizá deberías esperar un poco a tener esa mascota que tanto deseas.
  5. Reduce tus compromisos: ¿cuántas cosas hacemos por puro compromiso? ¿cuántas dejamos de hacer porque anteponemos las “obligaciones”? Sé que es muy difícil reducir al 100% este tipo de situaciones, pero solo con que lo hagas a un 50% ya notarás la diferencia.
  6. Vive como tú quieras, no de cara a la galería: no hay nada más agotador que estar pendientes de hacer lo que los demás esperan que hagamos. Ten en cuenta que, quien te vaya a criticar, lo hará igualmente, hagas lo que hagas. Pues entonces, ¿por qué no les das motivos para hacerlo y que te critiquen por vivir como a ti te dé la gana?
  7. Controla las redes sociales: debería añadir “que no te controlen ellas a ti”. Párate a pensar la cantidad de tiempo que pasas en todas la redes sociales en las que participas y el beneficio personal real que obtienes de ellas. Selecciona muy bien las que sigues y gestiona el tiempo que les dedicas. ¡Incluso dicen que hay gente sin Facebook, Instagram ni WhatsApp y no les ha pasado nada, siguen con vida!
  8. Selecciona tus fuentes de información: no necesitas saber lo que dice todo el mundo de todos los temas. Escoge qué medios seguir, con qué frecuencia y qué contenidos. Entenderás más y te manipularán menos.
  9. Evita la compra compulsiva: a menudo, el placer de comprar cosas está en el propio acto de la compra, más allá de lo comprado. Si utilizas los centros comerciales como centros de recreo, acabarás comprando lo que no necesitas. Si compras en Amazon y sitios similares, sé consciente que la facilidad y simplicidad del proceso de compra también te pueden hacer consumir de más (no digo que sea tu caso ni que siempre deba ser así).
  10. Trabaja en lo que te gusta: ya sé que no es fácil, pero no hay nada que te complique más la vida que un trabajo en el que no eres feliz. Si ese es tu caso, plantéate un cambio y esfuérzate para que se haga realidad cuanto antes.
crea2vida-crea-tu-vida-stop


¡No te vayas aún!

Si te ha gustado este post, te invito a:

  • Suscribirte a mi lista de correo al final de esta página.
  • Visitar mi página principal aquí.
  • Visitar mi blog para ver publicaciones anteriores aquí.
  • Seguir mi página de Facebook aquí.

6 comentarios sobre “Simplifica tu vida

  1. Las mascotas dan mucha responsabilidad, pero dan mucha vida. Y dan mucho amor y energía, incondicional. No te exigen nada a cambio. Y siempre están ahí.
    Me ha encantado este post. Me gusta todo lo q escribes. Me gusta tu energía.
    Todo lo que escribes me da mucho q pensar y reflexionar. A veces demasiado.
    Ahora he acabado de leer las 9 revelaciones por segunda vez. É intento q lo lea nuestra amiga común, y por quien te sigo, Raquel.
    Ella me habla mucho de ti y de Marta, y tus post son el centro de nuestras conversaciones y discusiones.
    Sigue por este camino. Estas haciendo algo importante.
    Un abrazo.

  2. Tinc massa per ser feliç!
    A més del que apuntes, els pobles pobres són feliços perquè el seu entorn també ho és. Hauriem de fer-nos sempre la pregunta de com estem, en relació/comparació amb qui?

  3. Geniales los 10 puntos.
    Ya sabes que estoy en ello. Algunos son más fáciles que otros. Pero… la práctica es el todo.

  4. Gracias por tus enseñanzas llenas de sabiduría, me han encantado las 10 pautas para simplificar tu vida , tan sencillo para unos los que están dispuestos a ser libres y difícil para aquellos que les cuesta el desapego.
    Empezaré a ponerlas en práctica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *