Ikigai: nuestra razón de ser

El término “delicioso” está reservado habitualmente para la comida. Cuando degustamos nuestro plato preferido, cuando vamos a un nuevo restaurante y probamos nuevos sabores, es fácil que podamos exclamar: “¡Está delicioso!”. ¡Pero no únicamente en esas situaciones! El otro día acabé de leer un libro que me regalaron, coincidiendo con el día de Sant Jordi. Se titula “Ikigai: los secretos de Japón para una vida larga y feliz” y lo firman dos autores: Héctor García (Kirai) y Francesc Miralles. En cuanto leí la última página, cerré los ojos, cogí el libro entre ambas manos como para sentirlo con más fuerza y pensé: “¡Es delicioso”!.

Para los japoneses, el ikigai es una filosofía. Su traducción sería algo así como “la felicidad de estar siempre ocupado”Según ellos, todo el mundo tiene su ikigai, su “razón de ser”. Sería algo así como tu “misión de vida”, es decir, aquello que has venido a hacer a este mundo por encima de todas las cosas. El ikigai está escondido en tu interior y requiere una exploración paciente para llegar a lo más profundo del ser y encontrarlo. Tener un ikigai claro y definido, una gran pasión, da satisfacción, felicidad y significado a la vida. Quien encuentra su ikigai lleva ya consigo todo lo necesario para una larga y dichosa travesía.

¿CÓMO ENCONTRAR TU IKIGAI?

 

Tenlo claro: hasta que no encuentres tu ikigai seguirás dando vueltas en la vida. No quiere decir que seas infeliz. Si tienes familia, un trabajo, un techo bajo el que vivir y algo de dinero en el banco o en la cartera, ya puedes contarte entre los seres más afortunados de este planeta. Pero una vez cubiertas las necesidades básicas, es inevitable empezar a preguntarte “cosas”, a indagar un poco más en aquello de “quiénes somos, de dónde venimos, adónde vamos”.

Puedes buscar ayuda para encontrar tu ikigai, pero lo tendrás que hallar tú mism@. En un mundo en el que estamos muy acostumbrados a pagar y que nos lo den todo hecho, hay cosas que no funcionan de ese modo. Solo tú, nadie más que tú, tiene la capacidad de encontrar tu ikigai. Te puede ir bien leer artículos como éste, libros como el que te he comentado antes. Será de mucha ayuda hablar con personas que ya hayan identificado su ikigai y estén viviendo acorde con él. Pero al final, tendrás que bucear en tu interior, afrontar miedos, mirarte en espejos en los que no siempre te gustará lo que ves, hasta que lo encuentres. Eso sí, te garantizo que lo encontrarás. No porque te conozca lo suficiente para saberlo, sino porque estoy convencido de que nacemos con todas las herramientas necesarias para ello.

El gráfico anterior me parece sublime. Es una manera perfecta de identificar lo que es el ikigai. Para llegar a él, podemos seguir los siguientes pasos:

1. ¿Cuál es tu PASIÓN: haz una relación de todo aquello que amas en la vida, lo que te gusta hacer, lo que te pasarías horas realizando sin que parezca que el reloj se haya movido. De todo ello, identifica en cuáles de estas actividades eres buen@. Sin falsas modestias, sin humildades fingidas. Todos deberíamos saber aquello que hacemos mejor que la mayoría de la gente y en lo que no destacamos. En mi caso, soy bueno con los números y soy un desastre dibujando o pintando. Entre lo que hacemos mejor, ahí está nuestra pasión.

2. ¿Cuál podría ser tu PROFESIÓN?: no pienses necesariamente en lo que estás haciendo ahora. Tampoco en aquello que estudiaste o en lo que has trabajado toda tu vida. A menudo, hemos tenido influencias externas que nos han llevado a estudiar algo muy alejado de nuestro ikigai, ya sea porque es lo hicieron nuestros padres o herman@s, o porque es una profesión en la que un@ se puede “ganar la vida”. De entre todo aquello que haces muy bien, identifica aquellas actividades por las que alguien pagaría por tus servicios. Te será fácil pensar en personas que ya estén cobrando por ello. Ahí tendrás tu profesión.

3. ¿Cuál es tu VOCACIÓN?: acostumbramos a utilizar esta palabra cuando pensamos en profesionales de la medicina (especialmente, en países en los que no tienen salarios acordes con su esfuerzo y dedicación) o en artistas. Pero la vocación es un concepto más amplio. En aquellas actividades por las que alguien puede pagarte y que el mundo necesita tener cubiertas, ahí estará tu vocación.

4. ¿Cuál es tu MISIÓN?: sin lugar a dudas, tu misión será algo que ames profundamente hacer y que el mundo necesite que alguien haga. Es aquello por lo que has nacido, aquello por lo que valdrá la pena vivir y, en algunos casos, hasta morir por ello. Si lo encuentras, habrás encontrado tu misión.

 

En el libro en el que estoy basando este post están las conclusiones de una serie de entrevistas realizadas a personas que viven en Ogimi (Okinawa), la llamada “aldea de los centenarios”, en el sur de Japón. Las siguientes 10 leyes estás extraídas de la sabiduría de sus longevos ancianos:

1. MANTENTE SIEMPRE ACTIV@, NUNCA TE RETIRES: si abandonas aquello que amas y sabes hacer, perderás el sentido de la vida. Continua haciendo cosas de valor y aportando belleza y utilidad a los demás.

2. TÓMATELO CON CALMA: Las prisas son inversamente proporcionales a la calidad de vida. Cuando vivimos sin prisas, el tiempo y la vida tienen un nuevo significado.

3. NO COMAS HASTA LLENARTE: en la alimentación como en la vida, “menos es más”. Hay que comer un poco menos del hambre que tengamos.

4. RODÉATE DE BUENOS AMIGOS: charlar, explicar anécdotas, pedir consejo, divertirse juntos, compartir, soñar,… Es decir, VIVIR.

5. PONTE EN FORMA PARA TU PRÓXIMO CUMPLEAÑOS: el cuerpo como el agua, necesita movimiento para no estancarse. Además, el ejercicio segrega hormonas de la felicidad.

6. SONRÍE: no olvides que somos privilegiados por el hecho de estar aquí y ahora en este mundo lleno de posibilidades. Sonríe a la vida.

7. RECONECTA CON LA NATURALEZA: aunque la mayoría de seres humanos vive en ciudades, estamos hechos para fundirnos con la naturaleza. Necesitamos volver a ella con regularidad para recargar las pilas del alma.

8. DA LAS GRACIAS: dedica un momento del día a dar las gracias: a la naturaleza que te provee de aire y alimento, a tus compañeros de vida, a todo aquello que te hace sentir viv@.

9. VIVE EL MOMENTO: deja de lamentar el pasado y de temer al futuro. Todo lo que tienes es el día de hoy. Dale el mejor uso posible para que merezca ser recordado.

10. SIGUE TU IKIGAI: dentro de ti hay una pasión, un talento único que da sentido a tus días y te empuja a dar lo mejor de ti mismo hasta el final. Si no lo has encontrado aún, como decía Victor Frankl, tu próxima misión será encontrarlo.

RETIRO "CREA TU VIDA!"
8, 9 y 10 de junio
Sant Esteve Sesrovires (Barcelona)

Si aun no has encontrado tu IKIGAI, te animo a venir al retiro que haremos los días 8, 9 y 10 de junio en la Masia Can Julià, en Sant Esteve Sesrovires, muy cerca de Barcelona. Quizá sea allí y en ese momento cuando lo encuentres…

¡Anímate! Quedan pocas plazas disponibles.

crea2vida-crea-tu-vida-stop


¡No te vayas aún!

Si te ha gustado este post, te invito a:

  • Suscribirte a mi lista de correo al final de esta página.
  • Visitar mi página principal aquí.
  • Visitar mi blog para ver publicaciones anteriores aquí.
  • Seguir mi página de Facebook aquí.

1 comentario sobre “Ikigai: nuestra razón de ser

  1. L’ikigai és sentir el sentit de viure i compartir-ho…Jo, gràcies a tu, estic apropant-m’hi …
    Gràcies, Valentín, per ajudar-me a “crear la meva vida”!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *