Movilización de energía: protege tus cuerpos sutiles

Supongo que a estas alturas de tu vida ya conoces bien tu cuerpo. Te levantas y te acuestas todos los días con él. Lo alimentas. Lo hidratas. Lo ejercitas. Te desplazas con él a todos los sitios. Lo reconocerías entre un millón, aun sin necesidad de mostrar su cara. De hecho, hasta posiblemente pienses que TÚ eres tu cuerpo, que te identificas con él.

¿Pero qué me dices de los otros cuerpos que hay en ti? ¿Qué sabes de ellos?

Pues sí, además de tu cuerpo físico, al que me he referido hasta ahora sin nombrarlo específicamente, hay otros cuerpos más sutiles que habitan en nosotros, que conforman lo que en realidad somos más allá de lo que se ve a simple vista. Según la fuente que consultes, te aparecerán con nombres distintos y hasta en número diferente, pero lo importante es que te quedes con la esencia del mensaje y hasta que te permitas nombrarlos como más te guste. La etiqueta que les pongamos es lo de menos.

LOS CUERPOS SUTILES

CUERPO ETÉRICO

  • Rodea al cuerpo físico.
  • Su función principal es la de archivar ordenadamente todos nuestros recuerdos, desde el nacimiento hasta la muerte física.
  • Contiene también las vivencias de nuestras encarnaciones anteriores.
  • Es el medio de transmisión de energía a todas las partes del cuerpo físico.
  • Archiva las experiencias propias.
  • La ciencia humana lo denomina subconsciente.

CUERPO MENTAL

  • Rodea al cuerpo etérico.
  • Su función es hacernos pensar y contiene todos los conocimientos, opiniones y conceptos extraídos de toda fuente de información.
  • Nunca se detiene, siempre estamos pensando.
  • Archiva las experiencias propias y ajenas.

CUERPO EMOCIONAL

  • Es el más expandido de todos los cuerpos sutiles.
  • Su función es irradiar e intensificar virtudes como la paz, el perdón, la misericordia, la alegría, el servicio a los demás y todo aquello que produce bienestar, armonía y felicidad en cada ser.

L@S "VAMPIR@S ENERGÉTIC@S"

¿Te ha entrado un escalofrío alguna vez cuando has entrado en algún local o edificio?

O, al contrario, ¿te has sentido muuuuuy bien al entrar en algún lugar, notando como el vello se te ponía de punta?

¿Hay alguien que con solo acercarse a ti te pone “mal cuerpo”, aunque no diga ni haga nada?

¿Te agotas cuando entras en un centro comercial o en un lugar concurrido?

¿Te has quedado sin fuerzas alguna vez después de tener una conversación con alguna persona y ésta, a su vez, ha salido pletórica de la misma?

Son algunos ejemplos que demuestran que tus cuerpos sutiles detectan las “buenas” y “malas” energías que te vas encontrando a diario. O también que tu energía puede ser “transferida” a otra persona de manera involuntaria, quedándote como “sin pilas”. De hecho, hay personas que son auténticos “vampiros energéticos”, que son capaces de “chupar” la energía de los demás para sentirse bien ellas a costa de dejar a los otros para el arrastre. Y aunque no lo creas, hay quien lo hace expresamente, de manera consciente, aunque también hay muchas otras personas que no se dan cuenta de ello, pero consiguen los mismos resultados que los primeros.

Es muy importante que nuestros cuerpos más sutiles estén fuertes energéticamente. De esta manera, evitaremos el cansancio y reduciremos la posibilidad de que nuestro cuerpo físico se enferme. Aprender a detectar personas y lugares tóxicos y evitarlos nos ayudará a ganar en calidad de vida.

¿Y qué podemos hacer para estar en forma, energéticamente hablando?

La energía está en el ambiente, por todos sitios. Es lo que se conoce como prana. De hecho, no necesitamos “robar” la energía a nadie para estar fuertes, lo mejor es que aprendamos a tomarla del prana y a mantenerla con nosotros. La respiración consciente y profunda es la mejor manera de captar prana.

A continuación, te dejo una técnica para fortalecerte energéticamente y evitar que otr@s te dejen vací@.

TÉCNICA: EL ESTADO VIBRACIONAL

  1. Siéntate o túmbate en un lugar tranquilo y relajado (cuando seas un/a expert@ podrás hacerlo en cualquier lugar, incluso de pie).
  2. Respira hondo 3 veces, haciendo una pausa de 2 segundos después de la inspiración (pulmones llenos) y otra después de la espiración (pulmones vacíos).
  3. Relaja el cuerpo físico, empezando por los dedos de los pies y continuando por las piernas, caderas, plexo solar, brazos, hombros y cabeza. Cuando hayas acabado, repite el mismo proceso en sentido inverso. Visualiza como si una bola de energía de color dorado intenso va recorriendo tu cuerpo, subiendo y bajando a voluntad tuya.
  4. Poco a poco, irás notando que tu cuerpo empieza a sentir una leve vibración. Concéntrate en esa sensación. Ves dándole mayor velocidad e intensidad a cada movimiento de subida y bajada, hasta comprobar que todo tu cuerpo se pone a vibrar, sintiendo como un leve cosquilleo muy placentero. Acabas de alcanzar el llamado estado vibracional.
  5. Mantén el estado vibracional todo el tiempo que puedas. Siente la energía e intégrala en tus diferentes cuerpos sutiles. Después de unos minutos, reduce paulatinamente la velocidad de la energía hasta que se detenga, aunque aún podrás percibir sus efectos durante un buen rato.
  6. Cuando hayas acabado, visualízate en el interior de una campana dorada. Mantén la visión durante unos instantes, esta campana protegerá tu campo energético.

Más allá de las técnicas que puedas utilizar, rodéate de gente positiva, pasea por el bosque o la playa, camina descalz@, piensa en positivo, evita las críticas y los rumores. La energía está por todos lados, cógela y utilízala para hacer el bien a los demás.

crea2vida-crea-tu-vida-stop


¡No te vayas aún!

Si te ha gustado este post, te invito a:

  • Suscribirte a mi lista de correo al final de esta página.
  • Visitar mi página principal aquí.
  • Visitar mi blog para ver publicaciones anteriores aquí.
  • Seguir mi página de Facebook aquí.

1 comentario sobre “Movilización de energía: protege tus cuerpos sutiles

  1. Sinceras gracias por el regalo saludable que ofrece este post, que después de poner en práctica la técnica “El estado vibracional”, he experimentado la sostenibilidad de mi calidad de vida, en mi ser multidimensional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *