Apuestas deportivas: creando adictos, hipotecando vidas

Vaya por delante que la responsabilidad de nuestros actos es siempre nuestra. Aquello de culpar a los demás de lo que nos pasa es algo habitual, pero supone engañarnos a nosotr@s mism@s.

Vaya, también, por delante que una de las mayores dificultades que existe hoy en día para tener una vida plena es la falta de independencia económica. Muchas personas desearían cambiar de trabajo, estudiar, divorciarse o desarrollar su gran pasión de toda la vida, pero se encuentran con que los ingresos que tienen apenas les dan para llegar a fin de mes y a duras penas pueden pagar las enormes facturas que supone, simplemente, vivir.

Y, por último, vaya por delante que los Gobiernos y las Administraciones Públicas que organizan y gestionan buena parte de nuestras vidas, demasiado a menudo realizan o permiten actuaciones encaminadas a limitar la vida de sus ciudadan@s, a procurar que no piensen demasiado, no vaya a ser que algún día se revelen contra el statu quo y se les muera la gallina de los huevos de oro.

Dicho esto, hace unos pocos meses mi amigo Antonio, que vive desde hace años en Tenerife, me comentaba con gesto de pena y rabia a la vez que por donde él vive han proliferado de una manera preocupante los locales de apuestas deportivas, atrayendo a una gran cantidad de jóvenes a los que se está creando una tremenda adicción. Sin trabajo, sin motivación para estudiar, sin demasiadas posibilidades de salir de un entorno de pobreza que han heredado de sus antepasados, las apuestas deportivas son la nueva droga de nuestros días. Te permiten evadirte durante unos instantes de la cruda realidad en la que vives y te meten un subidón de adrenalina que durante un buen rato te recuerda qué es estar vivo.

UN NEGOCIO QUE VA VIENTO EN POPA A TODA VELA

Te doy un dato para que nos situemos. Según el Ministerio de Hacienda de España, en el 2º trimestre de 2017 las apuestas deportivas movieron más de 1.400 millones de € solo en España. Si lo extrapolamos en términos anuales, la cifra debe estar entre los 5.000 y los 6.000 millones de €. ¡Escalofriante!

Dicho esto, creo que cualquiera que esté leyendo este artículo se situará en uno de estos grupos:

  • Si tu concepto de las apuestas es, como mucho, hacer una porra de 1 € con los amigos cuando juegan Real Madrid y Barça, o bien cuando se celebra el Mundial de fútbol, entonces no tienes de qué preocuparte. Disfruta de ello siempre que puedas.
  • Si te diste de alta por curiosidad en una de las muchas casas de apuestas online que existen y jugaste un par de veces por pura diversión, y ni siquiera recuerdas que aun tienes la app descargada en tu móvil, estás más cerca del punto anterior que de los siguientes que vienen ahora.
  • Si te has aficionado a apostar todas las semanas, si lees asiduamente webs o blogs de apuestas, si después de haber ganado alguna vez un buen pico te has planteado dedicarte profesionalmente a este tema, si más de una vez has apostado más de lo que debías, si has pasado alguna noche sin dormir por una apuesta perdida o ganada, si el tema de conversación habitual con tus amigos es el de las apuestas deportivas, permite que te diga que tienes una adicción, como si fuera al alcohol o las drogas. Y si no me crees, prueba a dejar de apostar durante 1 mes y luego me cuentas.
  • Y por último, si te estás planteando montar tu propia empresa o franquicia de apuestas deportivas, debo darte la enhorabuena desde el punto de vista empresarial. Estoy seguro de que ganarás dinero. Todas las actividades relacionadas con las bajas pasiones humanas (el juego, cuando es adictivo, lo es) suelen ser muy lucrativas. Eso sí, revisa antes tu escala de valores, no sea que cuando lo tengas ya todo montado te entre algún remordimiento por alguna vida echada a perder “gracias” a tu negocio.

UN POQUITO DE RESPONSABILIDAD, POR FAVOR

¿Has probado a ver algún partido de fútbol últimamente en televisión?

Si te conectas al canal con bastante antelación, te darás cuenta que más de la mitad del tiempo está dedicado a publicidad de casas de apuestas deportivas online, ya sea con anuncios convencionales o mediante publicidad directa realizada por los propios comentaristas deportivos del canal. 888sport, Bet365, Betfair, William Hill, Suertia, Sportium, Bwin,… la lista es infinita, uno detrás de otro sin parar. Si te paras a pensar en lo que cuestan 20 segundos en televisión justo antes de un partido estelar, la conclusión a la que se llega es muy sencilla: estas empresas deben ganar mucho dinero con este negocio.

Quizá se te haya escapado un pequeño detalle: si ellas ganan es porque los que apuestan, en su conjunto, pierden. Eso quiere decir que puede que un día te vaya bien y ganes un buen dinero, seguro que gracias a tu habilidad y conocimientos, claro está. Pero aun así, casi que puedo garantizarte que, a la larga, si sigues apostando de manera habitual, la suerte se te girará y perderás dinero. Posiblemente, hasta conozcas a alguien que ya está en esa situación.

Y, finalmente, en todo este asunto de las apuestas, me vais a permitir que haga un par de reproches a quien tiene mucha responsabilidad en este asunto:

  • Gobiernos y Administraciones Públicas, en general: si la publicidad del tabaco y el alcohol están prohibidas, ¿por qué la del juego no lo está aún? ¿Es que un/a posible ludópata del futuro es menos que un/a alcohólic@ o un drogadict@? A efectos de vidas personales y familiares destrozadas, no veo demasiada diferencia.
  • Personajes públicos que brindan su imagen: me da mucha pena que algunas personas que admiro por su talento y su personalidad en sus profesiones, se brinden a anunciar casas de apuestas deportivas. No lo entiendo. Una de ellas es el actor Jose Coronado. ¿Jose, necesitas los ingresos que te genera este tipo de anuncios para vivir? Sí, me imagino que deben ser muy elevados, pero tú eres uno de los mejores y más prolíficos actores que ha dado España, no entiendo porqué vendes tu imagen de esta manera. Y otra de estas personas es Carlos Sobera. Estimado Carlos, he leído que algunas de tus inversiones no han sido demasiado rentables (Teatro Reina Victoria, entre otras), pero ser la imagen de 888 para mi ha supuesto que caigas muy bajo. Aunque a decir verdad, ya lo estabas después de anunciar también a la financiera Vivus, que ofrece préstamos rápidos a personas en dificultades al módico tipo de interés del 2229,8% TAE (no se me ha colado ninguna cifra de más, he escrito dos mil doscientos veintinueve, coma ocho por ciento). Es decir, que si me dejan 100 € durante un año, tendré que devolver 2.229,80 €. No está mal, ¿verdad? Aunque ahora que lo miro bien, lo has hecho con vista, ambos negocios se complementan: primero, me arruino con las apuestas y luego pido un préstamo “baratito” para ir tirando o para seguir apostando. ¡Genial!

Por favor, más apoyo institucional y más responsabilidad para ayudar a crear vidas, especialmente, entre la gente joven, y menos facilidades para destruirlas. Necesitamos construir una sociedad despierta libre de esclavos económicos que hagan ricos a gente sin escrúpulos.

crea2vida-crea-tu-vida-stop


¡No te vayas aún!

Si te ha gustado este post, te invito a:

  • Suscribirte a mi lista de correo al final de esta página.
  • Visitar mi página principal aquí.
  • Visitar mi blog para ver publicaciones anteriores aquí.
  • Seguir mi página de Facebook aquí.

1 comentario sobre “Apuestas deportivas: creando adictos, hipotecando vidas

  1. Como decía Platon, el conocimiento es vida, de este modo, ¨El mundo nos depara de muchos problemas pero tienes que seguir la luz que te da el conocimiento”.

    Gracias por la luz-conocimiento que muestra
    “APUESTAS DEPORTIVAS: CREANDO ADICTOS, HIPOTECANDO VIDAS”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *