Vivir con conciencia, morir con dignidad

VIVIR CON CONCIENCIA

Si ya has leído otros posts de mi blog antes, ya sabrás que estoy convencido de que la reencarnación existe. No pasa nada si tú no lo crees, yo he pasado más años de mi vida creyendo lo contrario y tampoco me pasaba nada. El “problema” de creer en la reencarnación es que el punto de vista de la vida cambia por completo y eso no siempre es fácil de compaginar con el día a día.

Te pondré un ejemplo. Aquella persona que no soportas, que piensa radicalmente lo contrario que tú, que estás convencid@ de que es la maldad personificada, que su sola presencia o escuchar su voz te parece insoportable… esa persona también es un ser de luz. También es una conciencia en evolución, como tú y como yo.

Sí, ya sé que cuesta. A mí se me olvida muchas veces, pero cuando tomo un poco de distancia, cuando me elevo por encima de las situaciones cotidianas para ver con mayor perspectiva, me doy cuenta del error e intento rectificar. Dicen que la clave de todo está en el AMOR, en amar a todo el mundo sea como sea. Yo también lo creo.

Pero si somos conciencia en evolución, si hemos venido a esta existencia a ocupar un cuerpo con el que poder aprender y evolucionar, no parece que siempre estemos en el buen camino. Si este es el caso, deberíamos disfrutar de la vida, pero sin perder de vista el objetivo. De hecho, no es incompatible una cosa con la otra. Pero si observas detenidamente como vive la mayor parte de la sociedad, parece que algo no está yendo bien. Estamos más enfocados hacia el EXTERIOR que hacia el INTERIOR. Nos preocupa más el TENER que el SER. Se valora más al que más tiene y no al más sabi@. Olvidamos que cuando dejemos esta vida únicamente llevaremos con nosotr@s los aprendizajes hechos y las experiencias vividas. Todo lo demás se quedará aquí. Es un tópico, pero conviene recordarlo de vez en cuando.

MORIR CON DIGNIDAD

Hay una frase de la película “El guerrero pacífico” que dice:

“¿La muerte? Es un proceso un poco mas radical que la pubertad, pero no debe preocuparte demasiado. La muerte no es triste. Lo triste es que la mayoría de la gente nunca llega a vivir”.

Suscribo al 100%.

Adoptando el mismo punto de vista que comentaba más arriba al respecto de la vida, si estamos convencidos de que somos conciencias en evolución, de que solo estamos de paso por esta vida, de que el cuerpo que ocupamos es solo un vehículo temporal, todo cambia radicalmente. La muerte es tan solo un cambio de dimensión de nuestra conciencia, no es el fin de nada. Es importante que a lo largo de la vida vayamos afrontando la idea de la muerte, pero sin miedo. Eso no quita que cuando desde nuestra existencia humana la muerte nos toca de cerca, nos afecte. Somos humanos, tenemos emociones y sentimientos, y eso debe convivir con nuestra conciencia inmortal.

A propósito de morir con dignidad, me pregunto hasta cuándo esta sociedad va a dejar de priorizar el latido de un corazón por encima de cualquier otro aspecto. Hasta cuándo mantener a alguien con vida va a seguir justificando todo tipo de actuaciones médicas artificiales. A menudo pienso en el excampeón de Fórmula 1 Michael Schumacher, que desde su grave accidente de esquí en diciembre de 2013, nada se sabe de su estado por decisión de su familia. Me encantaría pensar que se está recuperando de sus lesiones y que un día de estos se dejará ver por alguno de los circuitos saludando a sus excompañer@s. Pero según se rumorea, podría encontrarse en un estado vegetativo o algo parecido, muy diferente a lo que llamamos “vida”. Si así fuera, se está reteniendo artificialmente a su conciencia dentro de un cuerpo físico que ya no le es (ni le será) útil. Sin duda, siempre en mi opinión, lo mejor sería dejarle morir dignamente ya que no puede vivir dignamente.

Mis allegad@s ya saben cuál es mi decisión si algún día me encuentro en una situación similar. Ahora lo podéis intuir también vosotr@s.

 

6 comentarios sobre “Vivir con conciencia, morir con dignidad

  1. Siempre genial Valentin..
    Muchas gracias
    De acuerdo totalmente, todos somos seres de luz..
    Cada uno en nuestra intensidad ofrecemos lo que va bien para que todo encaje…
    Un abrazo Maestro
    Namaste

    1. Gracies Valentí….
      Estic descobrint tantes coses, obrint la meva ment i la meva consciència !!!
      i tot i així em sento encara molt ignorant… quant ens queda per aprendre!!!!
      Una abraçada gegant. Leyla

  2. Sí, i amb reencarnació o sense, també penso que la clau, sempre, és l’amor. Des de la perspectiva de l’amor, tot quadra, tot està bé. I no és fàcil caminar-hi sempre….tot i que és l’únic veritable camí. Gràcies, Valentín!

  3. Frase de la película: una gran verdad.

    El AMOR lo puede todo. Puede con todo. si supiéramos amar (en el sentido real de la palabra) el mundo funcionaría mucho, muchísimo mejor.

    Muerte digna: A veces, desgraciadamente, bajo la excusa del amor (falso amor) es la familia o los más próximos los que no dejan que una persona pueda morir dignamente. Gran error. Gran injusticia. FALSO AMOR.

  4. No és fàcil “deixar marxar” una persona que estimes, però, si realment és AMOR el que sents per ella (que vol dir voler el millor per l’altre), ho fas, encara que et dolgui, com a darrer acte d’AMOR. Perquè, en aquest moment, el millor que pots fer per ella, és “deixar-la anar”.

  5. Entrañable Post…
    Desde mi subjetividad personal y profesional acompañando en el “regalo íntimo” que me han ofrecido y ofrecen personas en el proceso de morir o trascendencia de su alma… morir dignamente forma parte del derecho a la vida, por lo tanto, el derecho a vivir con dignidad el proceso de la muerte. De lo contrario, se convierte en lo que es, un terrorífico negocio y un derecho políticamente bloqueado, que equivale a un trato inhumano y a una anulación de la dignidad y autonomía como seres morales que somos.

    SÍ, A UNA MUERTE DIGNA.
    Gracias!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *